Confiar en nuestra comida casera a domicilio en Madrid es asegurarse de llevar una dieta sana y equilibrada. Y, nos guste más o menos, esto implica comer verduras. En este post vamos a demostrar que incluir vegetales en nuestros menús puede ser de todo menos aburrido. Lo haremos repasando las principales formas de cocinar verduras y hortalizas. 

Sabemos que muchas personas no son capaces de apreciar el sabor de las verduras. Sobre todo en crudo o en ensaladas. Esto hace que algunas les cojan manía y no las incluyan en su dieta. De todos modos, hay muchas formas de hacerlas más apetecibles aprovechando de este modo su alto valor nutricional. Vamos con algunas.

Tempura

Método de fritura rápida típico de Japón. Nos permite disfrutar de las verduras crujientes y nada aceitosas. Se trata de introducirlas en aceite a 180ºC durante dos o tres minutos para que se hagan lo justo y no absorban demasiado aceite. La verdura que se fría ha de ser de un tamaño que permita degustarla de un solo bocado. Es la forma, además, de que al introducirlas en el aceite, se cocinen completamente sin que ninguna parte quede cruda. Algunos alimentos se tienen que escaldar antes. Es clave hacer bien la mezcla con la que se van a recubrir las piezas de verdura. Se hace a base de huevo, harina y agua, esta última muy, muy fría. Cuando esté preparada se ha de utilizar rápidamente para que no se asiente. En el caso de las verduras en tempura se trata de cocinar y servir. El resultado es una fritura con una capa muy fina, crujiente y nada grasosa. Podemos acompañarlas con salsa de soja.

 

Smoothie

Otra interesante forma de disfrutar de las verduras son los smoothies, a medio camino entre el zumo y el batido, con un toque muy frío. Los de verduras son los más populares. Sobre todo las verdes como brócoli, espinacas, acelgas o pepino. Su elaboración es muy sencilla y el resultado muy sabroso. Se aprovechan todas las vitaminas y los antioxidantes de los vegetales. Estas bebidas son muy fáciles de preparar. Se introducen en la batidora con agua o leche, hielo picado y fruta y se tritura todo.

 

 

Ratatouille

Es un plato francés que se popularizó con la película de Pixar del mismo nombre. Consiste en una mezcla de verduras al horno muy fácil de preparar. Podemos usarlas de todo tipo: calabacines, berenjenas, cebollas, tomates o pimientos. Solo hay que cortarlas en rodajas, untar de aceite una bandeja para horno y colocarlas de manera intercalada o formando círculos. Se añaden especias y se hornean hasta que veamos que están cocidas y blandas. Con esta receta podemos disfrutar de las verduras con una textura blanda y jugosa.

 

Wok de verduras con soja

En los últimos tiempos se han puesto de moda los salteados de verduras preparadas al wok. Es un método que permite cocinar todo tipo de vegetales de forma muy saludable. Solo hay que remover los ingredientes a fuego muy fuerte, con energía para que no se peguen y sin aceite. De este modo, las verduras salteadas ganan más sabor. Bastará con añadir un poco de salsa de soja. Es una técnica rápida, sabrosa y apta para cualquier tipo de vegetal. De todos modos, los que más se usan son los pimientos, las cebollas, los champiñones, los calabacines y las zanahorias. Verduras que no faltan en las recetas de Comer Comer.

 

Brochetas de verduras

Una gran idea para que los niños asocien el comer verduras con algo divertido.  Existen infinitas presentaciones de pinchos combinando vegetales. Se puede añadir pollo a pimientos o cebolla y cocinarlas a la plancha, a la brasa, al horno, al vapor, etc.