Nos guste o no, la pandemia del coronavirus ha traído aparejado un aumento del teletrabajo. Una nueva realidad que nuestra comida casera a domicilio en Madrid puede dulcificar.

Ya se vio durante el confinamiento y ahora cada vez es más evidente. Nos referimos a que los servicios de comida a domicilio son de tremenda utilidad, especialmente en una época en la que se nos invita a pasar el mayor tiempo posible en casa. Pero, como ya comentamos en post anteriores del blog de Comer Comer, pedir comida a domicilio no tiene necesariamente que implicar que sean platos poco saludables. Buena muestra de esto que decimos es nuestra carta, donde se puede elegir entre una amplia variedad de recetas elaboradas con productos de primera calidad y de temporada. Todo para que puedas disfrutar de exquisitos platos en la oficina o en tu domicilio mientras teletrabajas.

No en vano, el llamado delivery, el take away pero con servicio a domicilio, ha ganado peso de forma notable en los últimos años. Ofrece soluciones a un amplio abanico de personas. Desde profesionales que trabajan desde casa a familias con niños pequeños sin tiempo para cocinar o personas mayores que viven solas y que prefieren no meterse entre fogones. Personas que no quieren renunciar a comer sano y rico y que por eso confían en Comer Comer

 

Puntos clave del servicio

 

Bacalao tradicional a la Vizcaina Único

La nueva normalidad y el trabajo a distancia hacen que cada vez más personas quieran comer un plato de calidad pero sin salir de casa. Con nuestro servicio, puedes elegir el tipo de comida que deseas y disfrutarla en tu hogar, en la oficina, en un parque o en cualquier otro lugar. Porque comer un plato sano y elaborado es algo que cada vez demandan más profesionales. La nuestra es una solución cómoda y efectiva para muchos. Entre otras cosas, porque permite conciliar vida laboral y personal. Con este servicio de comida casera a domicilio verás todo lo que se puede ahorrar. No solo en cuanto al tiempo, al no tener que cocinar ni fregar, sino también en lo económico. Muchas veces al hacer la compra, calculamos mal las cantidades y acabamos desperdiciando parte de los alimentos. Nosotros ofrecemos raciones generosas pero racionales para no desperdiciar nada.

 

Alimentación y rendimiento intelectual

El teletrabajo hace que la gente coma en casa, durante la pausa establecida en sus empresas, en vez de en los restaurantes. También es una opción para quien prefiere no salir de casa a comidas familiares o con amigos y opta por un servicio de comida a domicilio. En cuanto a los profesionales que trabajan desde casa, hay tareas que requieren una alta concentración. En este contexto, hacer un alto en la jornada para ponerse a cocinar puede reducir la productividad. Tampoco es muy atractiva la idea de tener que meterse entre fogones para el día siguiente al terminar de trabajar. Lo que pide el cuerpo es salir a despejar la mente y estirar las piernas. Además, hay trabajos que exigen un alto rendimiento intelectual y ahí los alimentos tienen mucho que ver. Entre los pilares de una buena alimentación destacan las verduras y el pescado. Una de las mejores verduras para el rendimiento intelectual es la espinaca. El potasio que contiene favorece el flujo eléctrico cerebral. Por otro lado, su poder antioxidante permite una mayor salud neuronal. En cuanto a los nutrientes esenciales, las espinacas poseen vitaminas K y E, magnesio y folato.

Entre los pescados, entre los más interesantes se encuentra el salmón. Es muy beneficioso para el cerebro, dado su contenido alto de omega 3. Como no, todos estos ingredientes forman parte ineludible de nuestra oferta de platos.